Consejos para una correcta limpieza de oficinas

La primavera es un periodo de festividades, ferias y días no laborables en el que se suele descuidar la limpieza de nuestro lugar de trabajo. Sin embargo, las altas temperaturas aumentan la aparición del polvo, y comienza la llegada de las alergías. Esto hace que sea aún más importante mantener un espacio de trabajo limpio y salubre. Desde Dunoma – Limpieza & Mantenimiento, profesionales de la limpieza en Sevilla, os ofrecemos estos consejos para una correcta limpieza de oficinas.

 

Tips para la limpieza de oficinas

 

  • Mesas, sillas y estanterías. Se trata del tipo de mobiliario más usado y el que salta rápidamente a la vista. Para su correcta limpieza y mantenimiento, será necesario limpiar el polvo a diario. No sólo por una cuestión estética sino también de salud, ya el polvo provoca alergias y es transmisor de múltiples micrroorganismos. Para la correcta limpieza de oficinas, debemos de retirar todos los objetos de estanterías y mesas y hacer una limpieza específica, que dependerá del material de la superficie. Agua y jabón bastará para materiales sintéticos, pero debemos hacer una limpieza más delicada en superficies como la madera o el aluminio. En cuanto a los objetos, sería conveniente también quitarles el polvo. ¡Y no te olvides de las papeleras! Tras vaciarlas, es conveniente limpiarlas con una solución de detergente neutro.

 

  • Ordenadores y apartos electrónicos. Lo mejor para la limpieza de los equipos informáticos es hacerlo con una bayeta de microfibra ligeramente humedecida en agua o detergente neutro. Hay que tener especial cuidado con los monitores y pantallas, para que no se rayen ni estropeen. Recuerda que todos los equipos deben estar debidamente apagados y desenchufados en el momento de su limpieza.  Además, deberás hacer la limpieza con delicadeza, evitando siempre el uso de productos agresivos.

 

  • Sofás y tapizados. Este tipo de mobilario es complicado de limpiar y requiere de productos específicos. Lo conveniente es pasarles una aspiradora de mano y, posteriormente, aplicar algún producto específico en spray de limpieza en seco. Si se trata de mobiliario de piel natural,  habría que hidratarlo periódicamente con algún tratamiento adecuado para este tipo de material.

 

  • Zona office. Si tu oficina tiene una zona office con cocina o nevera, no te olvides de limpiarla asiduamente. El vinagre y el limón son desegrasantes naturales con los que obtendrás unos buenos resultados. La nevera tendrás que revisarla asiduamente para comprobar que no contiene alimentos en mal estado y esté limpia, tanto por dentro como fuera, y sin hielo.

 

  • Suelos. El método de limpieza del suelo dependerá del material del mismo. No es lo mismo la limpieza de una moqueta, que de un parqué o un suelo de mármol. Por ello, debemos de usar productos y métodos acordes a nuestro tipo de suelo. Si el suelo es de terrazo, mármol o granito, podremos pasar diariamente una simple mopa de algodón para atrapar el polvo, y lavarlo periódicamente con detergente neutro. En el caso de las moquetas, podremos aspirarlas diariamente, pero su método de limpieza profunda es más complejo y requiere de maquinaria específica.

 

  • Paredes y techos. Por último, no te olvides de las paredes y los techos. Elimina con cuidado el polvo de los cuadros colgados en las paredes. Además, retira también de forma periódica el polvo de los ventiladores, aire acondicionado, lámparas y muebles altos.

 

limpieza de oficinas

 

 

Y tú, ¿estás siguiendo nuestro método para una correcta limpieza de oficinas? Si buscas un servicio profesional de limpieza de oficinas, recuerda que en Dunoma – Limpieza & Mantenimiento, profesionales de la limpieza en Sevilla, disponemos del mejor equipo de profesionales de la limpieza a su disposición. Contáctenos sin compromiso.

Consejos para limpiar cristales y espejos

Limpiar cristales y espejos puede convertirse en una de las tareas más tediosas y difíciles en la limpieza del hogar. Y es que, si no sabemos limpiar cristales y espejos de forma adecuada, nos podemos encontrar con el problema de que surjen marcas que son difíciles de quitar. Por eso, en Dunoma – Limpieza & Mantenimiento, profesionales de la limpieza en Sevilla, hemos decidido ofreceros estos consejos para limpiar cristales y espejos de forma correcta. ¡Seguro que los encontráis útiles!

 

Consejos para limpiar cristales y espejos

 

  • Productos. Según el tipo de cristal, podría venirnos bien un tipo de producto u otro. Es cierto que venden productos específicos para la limpieza de cristales. Además de ellos, nosotros recomendamos usar amoniaco o vinagre. El amoniaco tiene un gran poder desegrasante, lo será perfecto para limpiar cristales localizados en cocinas o estancias expuestas a la grasa. Para ello, reduciremos el amoniaco con agua en la misma cantidad. Otro producto muy conveniente para la limpieza de cristales y espejos es el vinagre. Es además un producto muy versatil que nos servirá para la limpieza de múltiples superficies. Lo conveniente es diluirlo también en agua. Para obtener mejores resultados, recomedamos además que el agua sea caliente o tibia.

 

  • Utensilios. Otro factor a tener en cuenta es qué utensilios son los mejores para limpiar cirstales y espejos. El truco del papel de periódico está muy extendido en la limpieza doméstica, pero nosotros desaconsejamos su uso, ya que la tinta puede ensuciar el cristal y existen otros productos más adecuados. Por ejemplo, los paños de microfibra, mucho más absorventes y fáciles de manejar. También podemos optar por una rasqueta de goma, el utensilio más usado por los limpiadores profesionales. En el apartado siguiente te daremos algunos consejos para limpiar con este método.

 

  • Métodos para limpiar. El primer consejo que te damos es que evites limpiar los días de excesivo viento y sol. Te costará mucho más trabajo limpiar ventanas y cristales exteriores. Por el contrario, aconsejamos la limpieza en días más bien nublados, o a primera hora de la mañana o última de la tarde. Si queremos limpiar con una rasqueta de goma, lo aconsejable es usar dos cubos: uno para enjuagar y otro con el producto de limpieza. Primero, humedece el cristal con el producto limpiador con una esponja. A continuación, pasa la rasqueta arrastrándola por la superficie. Y para un acabado correcto, pásale al cristal una gamuza de microfibra para secar y abrillantar. ¡Verás que buenos resultados!

 

 

 

¿Te han parecido útiles nuestros consejos para limpiar cristales y espejos? Si te interesan este y otros temas sobre limpieza y mantenimiento, sigue con detenimiento nuestro blog y redes sociales: Facebook, Twitter y LinkedIn. Y recuerda que en Dunoma – Limpieza & Mantenimiento, profesionales de la limpieza en Sevilla, disponemos del mejor equipo de profesionales de la limpieza. Contáctenos sin compromiso.